Blogia
La Barca de Enoïn

Proscrito

Proscrito

Fui expulsado de mi congregación por mi pastor. Dios ha querido que me encontrara bebiendo vino y riendo de la vida con mis amigos “del mundo”. Encontrándome en flagrancia, en tono grave, me preguntó:

- ¿sabía usted amado hermano que el alcohol y las malas compañías pueden ser un camino de perdición para un hombre bueno?

Carburado por el alcohol y la alegría le contesté:

Pastor, para aquellos que no saben gobernar la razón y las emociones todo lo que existe en este mundo, Dios incluido, puede ser un camino de perdición.

Sin mirarme a los ojos me dijo:

- No vaya más a mi templo. ¡Usted puede ser un mal ejemplo para la congregación!

Sé que lo dijo en serio porque se fue sin despedirse.


Autor: Enoi Humanez Blanquicett

Montrea, marzo 15 de 2011.

Nota: Este cuento puede ser difundido siempre y cuando se respeten los derechos de autor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres